FLORA Y FAUNA DE LAS CATARATAS DEL IGUAZÚ

El Parque Nacional Iguazú cobija en su interior, además de las Cataratas del Iguazú, un santuario natural denominado selva el cual es extremadamente rica en lo que a Flora y Fauna se refiere.

Muchos elementos se conjugan para crear este ecosistema único y al recorrer los senderos es posible descubrir un mundo desconocido para muchos.

La Selva Paranaense suele generar un microclima:

  • Reduciendo los extremos de calor
  • Actuando como abrigo contra el frío
  • Manteniendo la elevada humedad ambiental

Creando así un ambiente propicio para el desarrollo de una gran variedad de especies vegetales, que crecen en múltiples formas.

Este clima cálido y húmedo favorece el crecimiento de las plantas y un rápido reciclado de los nutrientes. La vegetación resultante es la exuberante selva misionera, y dada la gran cantidad y variedad de alimentos y refugios ofrecidos por la selva, la fauna es igualmente variada y abundante.

Todo esto crea uno de los ambientes con mayor variedad de flora y fauna de la Argentina.

La Selva Misionera

El Parque Nacional Iguazú en conjunto con otros Parques Provinciales como por ejemplo: el Parque Provincial Península, Parque Provincial Urugua-í, La reserva Biósfera Yabotí entre varios mas conforman y protegen la selva Misionera.

La vegetación de la selva Misionera esta Organizada en estratos

Los grandes árboles y las lianas los que reciben el sol directo. El resto de las plantas se han adaptado para vivir en los distintos niveles de sombra. En Conjunto, forman una serie de estratos o pisos vegetales, cada uno habitado por una fauna en particular.

  1. Estrato de los emergentes o gigantes
  2. Estrato de los árboles Grandes
  3. Estrato de los árboles medianos
  4. Estrato Intermedio
  5. Estrato arbustivo
  6. Estrato herbáceo.

Pero la fauna no sólo se reparte en estratos; también se reparten en las distintas horas del día y de la noche.

Estrato superior de la Selva Misionera

Una alfombra en las alturas

Árboles enormes asoman sobre el techo selvático. Algunas pocas especies de árboles de gran tamaño tienen copas que sobresalen por encima de la selva. Sus ramas ofrecen percheros para las aves rapaces. También son el sitio de apoyo de las lianas y plantas epifitas

Las copas de los árboles forman un cerrado techo en la selva

El follaje de los árboles mayores arman una compacta maraña de ramas y hojas. Las lianas cuelgan como sogas gruesas del techo selvático. Hay una variedad notable de flores grandes, que aparecen en diferentes épocas del año, según la especie.

Aquí viven animales que recorren el follaje, con manos y colas aptas para trepar por los troncos con agilidad, poseen fuertes y curvadas uñas adaptadas para dicho entorno; además de las aves.

Estrato Intermedio de la selva Misionera

La frutería de la Selva

Muchos arbustos producen frutos carnosos en abundancia.

Los colores llamativos de los frutos atraen a los frugívoros. Dentro del estomago de estos animales se trasladan las semillas intactas a otros lugares. Así se dispersan muchas de las plantas del estrato arbustivo.

Estrato Inferior de la selva

Vivir en el suelo y a la sombra

Muchas plantas tienen hojas anchas para captar mejor la escasa luz que logra atravesar los estratos superiores. Algunos animales pasan inadvertidos por su coloración similar al salpicado de luces y sombras de la hojarasca. Mamíferos terrestres como el tatú, poseen cuerpos compactos para poder atropellar con rapidez el tupido sotobosque.